Compatibilizar lactancia y trabajo: ¿Es posible?

Artículo actualizado a 9 de febrero de 2016

Sé que estoy entrando en terreno pantanoso ya que voy a mezclar temas laborales con otros (lactancia) en los que no soy experta. Aun así me permito incidir un poco en la materia porque como madre lactante me he informado mucho al respecto. Y mi experiencia también puede servir para otras que se encuentran en mi situación. ¡Así que allá vamos!

De sobra son conocidos los beneficios de la leche materna tanto para la madre como para el bebé. Actualmente existe un altísimo porcentaje de destetes cuando la mujer se reincorpora al trabajo debido a las pocas facilidades que ofrecen las empresas para que las madres puedan seguir amamantando. A años luz estamos de países europeos como Noruega, Dinamarca, Bulgaria o Suecia donde los permisos por maternidad superan el año.

En nuestro país, la madre se reincorporará a su puesto de trabajo a las 16 semanas y tendrá que dejar a su bebé en una guardería. Existe gente afortunada como yo, que tenemos a los padres cerca y que pueden echarnos un cable para no tener que dejarlos tan temprano en manos de desconocidos. Pero las guarderías no son la solución, sino la consecuencia de una protección social que se encuentra muy lejos de otros países como los que puedes ver en el siguiente cuadro:

 

tabla permisos-maternidad
Tabla de permisos de maternidad / paternidad por países (Fuente: Bebés y Más)

En primer lugar, la OMS recomienda encarecidamente la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida, y complementarla con otros alimentos hasta los dos años. A partir de aquí, continuar hasta que la madre y el niño quieran.

Estas recomendaciones tienen un porqué, pues los beneficios son innumerables:

Ventajas para el bebé

  • La leche materna es el primer alimento natural de los niños, proporciona toda la energía y los nutrientes que necesitan durante sus primeros meses de vida y sigue aportándoles al menos la mitad de sus necesidades nutricionales durante la segunda mitad del primer año y hasta un tercio durante el segundo año de vida.
  • Promueve el desarrollo sensorial y cognitivo, además de proteger al bebé de enfermedades infecciosas y crónicas.
  • La lactancia natural exclusiva reduce la mortalidad infantil por enfermedades de la infancia, como la diarrea o la neumonía, y favorece un pronto restablecimiento en caso de enfermedad.
  • Proporciona anticuerpos de la madre y alarga el período de inmunidad natural.
  • Reduce la predisposición a enfermedades respiratorias.
  • Previene las alergias.
  • Previene el Síndrome de Muerte Súbita infantil.
  • Disminuye el riesgo de desarrollar obesidad.
  • Nunca sabe igual, ya que varía en función de la alimentación de la madre, por lo que el bebé se prepara para aceptar mayor variedad de alimentos.
  • Favorece el correcto desarrollo de la mandíbula.
  • Crea un fuerte vínculo entre madre e hijo.
  • Mayor coeficiente intelectual (según diversos estudios de la revista “Obstetrics & Gynecology”).

Fuente: OMS e inatal.org

Ventajas para la madre:

  • Disminuye el riesgo de cáncer ovárico y mamario.
  • La succión estimula la producción de hormonas que contraen el útero (y segrega oxitocina que ayudan a reducir el sangrado postparto).
  • Ayuda a perder peso de forma natural.
  • Supone un ahorro de tiempo y dinero.
  • Favorece el descanso (las tomas nocturnas son más fáciles ya que la prolactina tiene efecto relajante en madre y bebé).
  • Favorece el contacto físico entre madre y bebé.
  • La capacidad de satisfacer física y emocionalmente al bebé aumenta la autoconfianza de la madre.

Fuente: inatal.org

Ventajas para las empresas:

En tiempos de crisis, el Estado debería invertir en lactancia materna, ya que supone un ahorro de recursos en la Seguridad Social (los bebés amamantados enferman menos). Las empresas deberían ver las ventajas económicas que ello supone, y tendrían que dar facilidades para poder compabilizar esta situación con el trabajo, ya que se trata de una inversión a largo plazo:

  • Al enfermar menos el niño, el índice de absentismo laboral se reduce ya que los trabajadores necesitan menos días de permiso por cuidado de hijos.
  • Es menos probable que un bebé amamantado ingrese en un hospital, por lo que en este caso la empresa ahorraría en permisos por hospitalización de familiares.
  • Según el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, durante el primer año de vida, los niños amamantados se ponen enfermos un 50% menos.

 

Para poder amamantar el mayor tiempo posible, necesitarás ampararte en la legislación laboral y ver si al menos, puedes conseguir una lactancia exclusiva exitosa en los primeros 6 meses de vida del bebé. El Estatuto de los trabajadores contempla los siguientes permisos:

  • Derecho de ausencia de una hora diaria (que puede reducirse en dos fracciones o reducción de jornada en media hora) hasta que el bebé cumpla 9 meses, manteniendo la retribución normal como tiempo trabajado. Este permiso se puede acumular en jornadas completas si así se pacta con la empresa o bien si lo permite el convenio colectivo de aplicación. Por lo tanto, muchas madres podrían volver al trabajo 13 o 14 días hábiles después del descanso maternal. La concreción horaria corresponde al trabajador y puede ser disfrutado por la madre o el padre.
  • Vacaciones: ¿Qué mejor forma hay que gastar tus vacaciones en estar el máximo tiempo posible con tu retoño? Si en medio de la baja tenías previsto el período vacacional, no te preocupes. Las puedes disfrutar después del descanso de maternidad.
  • Excedencia: Si te lo puedes permitir, existe la posibilidad de solicitar excedencia para el cuidado de un hijo. La duración máxima es de tres años y no existe duración mínima, por lo que puedes disfrutar de los días que necesites con el fin de atender a tu hijo. Como todas las excedencias “forzosas”, tiene una serie de ventajas:
    • Todo el tiempo que permanezcas fuera computa a efectos de antigüedad.
    • Tendrás derecho a asistencia de cursos de formación profesional.
    • Durante el primer año tendrás derecho a reserva de tu puesto. Transcurrido este plazo, la reserva quedará referida a un puesto de trabajo de tu mismo grupo profesional o catgoría equivalente. En caso de ser familia numerosa, la reserva del puesto se extenderá hasta un máximo de 15 meses o 18, si eres categoría especial.
  • Reducción de jornada por guarda legal: Es tan amplia la información que debería explicarla en un post a parte, ya que siempre existen dudas acerca de la concreción horaria, qué ocurre cuando trabajas a turnos o si la puede coger el padre en lugar de la madre. En caso de tener a tu cuidado directo un menor de 12 años, puedes solicitar a la empresa una reducción de la jornada de trabajo diaria (con la disminución proporcional de tu salario) entre al menos, un octavo (es decir, 1 hora diaria en caso de jornada de 8 horas) y un máximo de la mitad (4 horas en caso de jornada de 8 horas).
  • Baja por riesgo durante la lactancia natural: Este tipo de prestación a cargo de la Mutua Laboral, se concede a todas aquellas trabajadoras que trabajen en un puesto que pueda afectar la salud de la madre o del hijo o hija y la empresa no pueda reubicarlas en otro puesto de la empresa. En este caso el contrato se interrumpiría, cobrando el  100% de tu salario.

Recuerda echarle un ojo a tu convenio colectivo. Es posible que mejore algún permiso del Estatuto de los Trabajadores.

Algunos consejos para compatibilizar la lactancia con el trabajo

Cuando somos madres, la vuelta al trabajo se nos hace realmente dura. Tener que dejar a nuestro hijo de 4 meses o de casi 6 (si acumulas lactancia + vacaciones) es todo un mundo y una de nuestras preocupaciones viene provocada por la alimentación. A los 6 meses se debe ir introduciendo la alimentación complementaria y si la madre empieza a trabajar, son muchos cambios que el bebé tendrá que ir asimilando.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que los niños se acaban acostumbrando a estar sin su mami. Puede ser que las primeras veces no quieran comer nada que no sea la teta, pero veréis como esta situación se irá normalizando.

Mantener la lactancia exclusiva hasta los 6 meses es más fácil de lo que parece, pero has de hacerte a la idea que a partir de ahora tu mejor amigo va a ser el sacaleches. Si tu economía te lo permite, te recomiendo un extractor doble, ya que te sacas la leche en la mitad de tiempo y lo más seguro es que extraigas más cantidad. Has de tener paciencia, pues aprender a extraerte con eficacia requiere aprendizaje. Al principio es posible que no extraigas nada, pero poquito a poco verás que cada vez sacas más. Si necesitas consejos para extraerte leche, haz click aquí.

Es muy recomendable hacer un banco de leche en el congelador por si hubiese un imprevisto. En mi caso vivo casi al día y a veces me estreso porque pienso que no me he sacado lo suficiente. Tampoco es bueno estimularte mucho porque podría causarte una mastitis.

Existen algunas profesiones (como la mía) en la que puedes llevarte el trabajo a casa. En mi caso, voy todas las mañanas a mi despacho y por las tardes, después de comer, trabajo desde casa. De esta forma me extraigo leche un par de veces (sobre las 12h y al llegar de la oficina), y ya tengo para el día siguiente.

Una vez empiezas la alimentación complementaria, la tarea se vuelve más fácil, pues la persona que se encarga de tu hijo puede ofrecerle comida y tú, cuando llegas a casa, barra libre de teta. De esta forma no eres tan esclava del sacaleches. En mi caso, como estoy haciendo Baby Led Weaning, me sigo sacando casi lo mismo porque de momento su principal fuente de alimento sigue siendo la leche. ¡Y mi hija ya tiene 1 año!

Algunas preguntas y respuestas:

¿El permiso de lactancia se disfruta solamente en caso de lactancia natural?

No. Este permiso se puede disfrutar también con lactancia artificial. Incluso el padre puede optar por él, además de los casos de adopción o acogimiento.

¿Qué ocurre con el permiso de lactancia en caso de parto múltiple?

El artículo 37.4 del Estatuto de los Trabajadores reconoce que el permiso de lactancia se incrementará proporcionalmente en los casos de parto múltiple.

¿Puede la empresa obligarme a disfrutar de mi permiso de lactancia en el horario que más les interese a ellos?

No. Eres tú la que tiene la potestad de decidir la concreción horaria dentro de tu jornada habitual.

¿Qué ocurre si la empresa se niega a concederme el permiso de lactancia?

En estos casos puedes presentar demanda en el Juzgado de lo Social dentro de los 20 días hábiles a partir de que la empresa te comunica su negativa. Este procedimiento se tramita con carácter urgente.

¿Puede la empresa despedirme si solicito el permiso de lactancia?

No. Sería un despido nulo por violación de derechos fundamentales y la empresa estaría obligada a readmitirte en las mismas condiciones, pagándote todos los salarios dejados de percibir.

¿Es compatible el permiso de lactancia con la reducción de jornada por guarda legal?

Sí. Existe reiterada jurisprudencia que así lo acredita. Puedes solicitar reducirte la jornada y al mismo tiempo, disfrutar de tu permiso de lactancia.

¿Está la empresa obligada a habilitarme un espacio para extrarme leche?

No. A no ser que el convenio colectivo disponga otra cosa. Y me consta que hay convenios que sí obligan a habilitar espacios para que la madre se pueda extraer la leche con tranquilidad.

¿Está la empresa obligada a conceder tiempo para extraerme la leche?

No. Precisamente el permiso de lactancia existe por esto. No obstante,  las madres que queréis seguir amamantando más allá de los 4-6 meses, podéis mirar en el convenio si hay descanso para el bocadillo o bien, os permiten ir a desayunar. Este tiempo lo puedes aprovechar para usar el sacaleches.

¿Cuánto cobro durante el permiso de lactancia?

Cobrarías el mismo salario que si estuvieses trabajando. Este permiso va a cargo de la empresa.

Cualquier otra pregunta, la podéis poner en los comentarios y de esta forma intentaré ir actualizando el post.

Algunas herramientas que te ayudarán con tu lactancia:

 

 

También te puede interesar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.